Izquierda Unida reitera su apoyo al pueblo de Castellar por la finca Majarambú

La parlamentaria andaluza de Izquierda Unida, Inmaculada Nieto, ha mantenido en la mañana de hoy una reunión con el Alcalde de Castellar, Juan Casanova, para informarle de primera mano de las gestiones iniciadas por el grupo Parlamentario de esta formación en defensa de las aspiraciones municipales sobre la finca Majarambú.

En concreto, Izquierda Unida ha registrado una pregunta que deberá sustanciarse en le próximo Pleno del Parlamento y en la que se piden explicaciones sobre la decisión de iniciar el procedimiento de subasta pública de la referida finca, a pesar de que la Junta tenía conocimiento oficial del interés del Ayuntamiento por la misma, y del respaldo ciudadano con que cuenta el consistorio.

Nieto va a asistir esta tarde en representación de Izquierda Unida a nivel orgánico e institucional al Pleno que la Corporación de Castellar va a celebrar en Majarambú, reiterando el respaldo de su fuerza política al pueblo y a sus representantes municipales.

La parlamentaria ha calificado de “grave error” la decisión de la Junta: “El PSOE ha actuado de manera unilateral, por lo que desde Izquierda Unida no nos sentimos vinculados en modo alguno a la misma, y estamos trabajando para reconducir la situación respetando el criterio y la voluntad del pueblo de Castellar con su Alcalde a la cabeza”.

En este sentido, Nieto ha subrayado que las pretensiones económicas de la Junta impiden la creación de empleo y la puesta en marcha de un proyecto compatible con los usos agrícolas y ganaderos de la finca, en la actualidad no urbanizable y situada en monte público: “La Junta quiere tres millones de euros por los terrenos, inversión que sólo sería rentable en una finca recalificada por el Ayuntamiento. Ese escenario, claramente especulativo, no va a ser respaldado por Izquierda Unida. Apostamos por la puesta en valor de la finca y su aprovechamiento económico desde la sostenibilidad y el respeto a su carácter público y rústico, y esa debería ser también la apuesta de la Administración propietaria, excesivamente preocupada por hacer caja”.