Adelante Algeciras requiere la comparecencia de Landaluce sobre el edificio Escalinata

Registran una petición de convocatoria urgente de la Comisión de Seguimiento para que Landaluce explique las causas del incumplimiento del acuerdo plenario.

Los portavoces municipales de Podemos e Izquierda Unida en el Consistorio algecireño, Alejandro Gallardo y José Luis Alcántara, han registrado en la mañana de hoy una petición de comparecencia del alcalde de la ciudad, José Ignacio Landaluce, ante la Comisión Municipal de Seguimiento de la Gestión del Alcalde, con el objeto de abordar la situación del edificio Escalinata.

Los representantes municipales de Adelante Algeciras consideran urgente que el equipo de Gobierno ofrezca explicaciones sobre las causas que han provocado el incumplimiento del acuerdo plenario alcanzado y que contemplaba el abono de una indemnización a los vecinos de edificio Escalinata, habida cuenta de la afectación sufrida por sus viviendas durante el proceso de construcción del parking del mismo nombre.

Como se recordará, el Pleno municipal aprobó el pasado año un acuerdo con la comunidad de propietarios del edificio, que fue ratificado en pleno, y en el que se contemplaba, entre otras cuestiones, el abono de una indemnización que debería haberse hecho efectiva antes del 31 de abril de este año, sin que el equipo de Gobierno algecireño haya dado cumplimiento a los compromisos contraídos.

Adelante Algeciras ha mostrado su preocupación por las consecuencias que esta situación puede tener en un futuro inmediato para las arcas municipales y lo sitúan en la larga nómina de incumplimientos protagonizados por el actual alcalde en sus ocho años de mandato.

“Landaluce debe comparecer en sede institucional, dar las explicaciones pertinentes y asumir las responsabilidades de ser incapaz de dar cumplimiento a los compromisos que adquiere el Ayuntamiento” sostenían los portavoces de Adelante Algeciras.

Para la confluencia de Podemos e Izquierda Unida, el parking de la Escalinata se ha convertido en una pesadilla que lastra de manera muy negativa la viabilidad económica de la institución local, que tiene responsables que aún no han pagado por sus nefastas decisiones y al que sólo un gobierno local sin hipotecas puede poner fin.